Últimas Noticias

05/03/2019

Ergonomía participativa: un método para mejorar la productividad

La ergonomía participativa es un procedimiento que ayuda a prevenir los trastornos musculoesqueléticos que pueden derivarse de la actividad laboral. Está probado que llevar a cabo un programa de este tipo no solo ayuda a que haya menos accidentes y absentismo, sino que mejora la productividad. A continuación, pasamos a desgranar cuáles son las claves para llevar a cabo estas intervenciones.

Nadie está a salvo de los riesgos por carga física en el trabajo. Por eso es tan importante prestar atención a las capacidades físicas de los empleados así como a las condiciones de su entorno. Una estrategia básica cuando hablamos de ergonomía participativa son los conocidos como Ergo Grupos. ¿Sabes en qué consisten?

Ergo Grupos, la clave para mejorar la ergonomía

Los Ergo Grupos son programas que se basan en el trabajo en un espacio conjunto. En ellos participan trabajadores de distintos departamentos de la empresa con idea de que se fomente la cultura de empresa y las ideas y soluciones se apliquen de forma global.

La selección de los participantes ha de ser estudiada, aunque también es muy importante definir la dinámica del grupo. No hay que olvidar que el hecho de no ver resultados tangibles, el tiempo que se puede tardar en aplicar las novedades o tener diversos asuntos en paralelo puede dificultar la implementación de las mejoras ergonómicas.

Los Ergo Grupos se organizan en ciclos de trabajo que duran cuatro semanas, aunque en función de las necesidades de cada empresa se pueden adaptar de una forma u otra. Cada uno de estos ciclos se divide en tres fases que pasaremos a detallar a continuación.

Detectar. En una reunión llamada Sprint Planning Meeting se plantean los retos de carácter ergonómico que hay que solventar. En función de la complejidad, duración e importancia que tengan se establecerá la prioridad de actuación y el tiempo en que deben ser resueltos. Durante las dos semanas que siguen se analizan e identifican las necesidades y se presentan las conclusiones en una nueva reunión.

Generar. Es la segunda etapa de los Ergo Grupos. Consiste en abordar de forma material tanto la búsqueda como la valoración de las alternativas a nivel técnico (aparatos, material…), organizativo (turnos de los trabajadores, descansos, etc.) y personal (trabajar en la sensibilización hacia buenas prácticas en el trabajo).

Implementar. Parte de la última reunión de grupo donde se diseña una planificación para implantar las medidas que se han considerado oportunas en las fases anteriores. Esta fase cierra el ciclo de trabajo.

Resultados de los Ergo Grupos

Poner en marcha un proceso de ergonomía participativa aporta, como hemos podido ver, muchos beneficios hacia la empresa. Pero más allá de las decisiones e implementaciones que de allí puedan surgir, hay otros aspectos a valorar que también se desprenden de esta metodología:

  • Se establecen ciclos de trabajo estables. Teniendo claras las necesidades de los clientes se implementa el número de acciones.
  • Los ciclos de trabajo se estandarizan. Disponemos de un mes para llevar a cabo los retos y está comprobado que se consigue reducir ese Lead time en un 50%.
  • Reducción de despilfarros o sobrantes sobre todo en cuestiones de inventario, del sobreproceso y de la sobreproducción.
  • Desarrollo de una cultura ergonómica dentro de la organización.
  • Se integra la ergonomía en todas las fases de producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Scroll to top