Últimas Noticias

31/01/2019

Eye tracking: analizar lo que vemos para entendernos mejor

Vivimos en la era de lo visual. Instagram es la red social que reina y el público no consume lo mejor sino “lo que entra por los ojos”. La vista es uno de los sentidos básicos del ser humano y su relevancia ha ganado importancia en los últimos tiempos. Por eso no es de extrañar que el eye tracking se emplee cada vez más en distintos sectores del mercado. ¿Conoces ya en qué consiste esta tecnología y cómo aplicarla en el ámbito de la prevención?

El eye tracking o seguimiento ocular no es más que la técnica por la cual analizamos el comportamiento del ojo humano. Cuánto rato permanecemos mirando un elemento, cuál es el desplazamiento del ojo en un escenario concreto o qué orden seguimos para interpretar diversos elementos. Las aplicaciones de este análisis son infinitas tanto a nivel comercial como en terrenos de formación y prevención.

La importancia de la vista

Los seres humanos estamos dotados de cinco sentidos aunque si tuviésemos que destacar a uno por encima de los demás, ese sería el de la vista. Y no lo decimos nosotros sino el Instituto Max Planck de Psicolingüística en uno de sus estudios publicados. Estas son las tres causas que corroboran esta afirmación:

  • La mitad de nuestro cerebro se dedica al procesamiento visual
  • Usamos la vista durante todo el día y de forma constante
  • Coordinamos las experiencias que vivimos a través de la vista

Realizar un seguimiento ocular no es tarea fácil ya que nuestros ojos están en constante movimiento. Las personas no lo percibimos, pero nuestra vista no deja de trabajar en ningún momento. Y es que la información visual que nos llega es inmensa, imposible de digerir por completo, y es por eso que nuestros ojos no dejan de moverse para mantener su centro visual en el foco de interés. Si a esto le añadimos la visión periférica, es decir, el perímetro de 180º que envuelve aquello a lo que dirigimos nuestros ojos, nos daremos cuenta de que nuestro campo visual es muy extenso. ¿Cómo analizar todo lo que vemos?

Eye tracking para saber lo que miramos

Por mucho que le preguntemos a una persona qué es lo que ha visto, qué ha estado mirando o qué información visual le ha llamado la atención, su respuesta no será cierta. Ni los humanos podemos controlar todo lo que aparece ante nuestros ojos ni lo que queda en nuestro subconsciente. Por tanto, la tecnología, en este sentido, es nuestra mejor aliada.

Para realizar un seguimiento ocular disponemos de sistemas no intrusivos que monitorizan y registran cómo miramos. Gracias a esta tecnología se puede determinar qué es lo que alguien observa en una escena, cuáles son las áreas en las que más se fija, qué puntos despiertan su mayor interés, cuánto tiempo permanece mirando un determinado punto y hasta el orden de su exploración visual. ¿Cuáles son las principales métricas obtenidas por el eye tracking?

Número total de fijaciones. Un mayor número de fijaciones podría significar una menor eficiencia de búsqueda. Su atención va de un lado a otro.

Número de fijaciones sobre un área de interés. Un elevado número de fijaciones dentro de un área de interés podría indicar mayor relevancia para el usuario. Posa su atención sobre aquello que más le interesa.

Duración de las fijaciones sobre un área de interés. Una mayor duración podría indicar mayor dificultad para interpretar el contenido del área. Si necesita observar un punto durante mucho rato, es porque le cuesta procesarlo.

Densidad espacial de las fijaciones. Una mayor dispersión podría suponer una menor eficiencia de búsqueda. Su vista irá de un lado a otro sin concretar ni encontrar lo que busca.

Tiempo transcurrido hasta la primera fijación. Un menor tiempo transcurrido podría suponer una mayor capacidad del elemento observado para atraer la atención. Si se fija en el elemento de forma rápida es porque le causa curiosidad.

Modos de visualización

Las métricas en eye tracking que acabamos de citar también pueden representarse gráficamente. Estos son los modos de visualización de los parámetros más destacados del seguimiento ocular:

  • Heatmaps o mapas de calor. Emplea diferentes colores e intensidades para mostrar el número de fijaciones realizadas o la duración de las mismas.
  • Gazeplot o mapa de trayectoria de la mirada. Muestra la secuencia y posición de las fijaciones.
  • Cluster o mapas de agrupación. Muestra áreas con altas concentraciones de puntos de información.

Otro modo de visualización es el que corresponde a los mapas de zonas ciegas. Su apariencia es similar a los heatmaps y refleja cuáles son las áreas de la escena que los participantes han visto.

Aplicaciones del eye tracking

“Información es poder”. Esta máxima nunca se equivoca, y en el caso del eye tracking cobra muchísimo sentido. Con toda la información que se puede extraer de un seguimiento ocular se pueden obtener rendimientos muy positivos. Por ejemplo, en el ámbito de la publicidad se puede aplicar al diseño de campañas que sean mucho más atractivas para el público.

En el caso de PRL y de SST, que es el ámbito que nos compete, es evidente que el eye tracking puede ayudar a mejorar en muchos aspectos. Sin ir más lejos, se puede ayudar a diseñar una señalética más fácil de leer por el ojo y que ayude a mejorar los tiempos de evacuación, por citar un ejemplo.

Otro caso donde podríamos aplicar los resultados de un análisis ocular es en las dinámicas diarias de un trabajador. Gracias a esta tecnología, podrías saber qué es exactamente lo que ve y cuáles son las dificultades y riesgos con los que se encuentra en su día a día. Desde luego, el eye tracking es una tecnología con infinidad de posibilidades aún por explotar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Scroll to top