conocimiento

06/06/2019

Curación de contenidos: transmitir conocimiento de forma eficaz

Internet se ha convertido en el espacio donde la información fluye de un lado a otro con tal rapidez que, muchas veces, no somos capaces de prestar atención a lo verdaderamente importante. En este sentido hay una figura a tener en cuenta a la hora de crear contenidos: el curador de contenidos. ¿A qué nos referimos con esta labor que se ha vuelto tan necesaria en nuestra realidad diaria?

Como apuntábamos, la información se mueve de tal manera y en cantidades tan elevadas que es muy fácil caer en la infoxicación. El curador de contenidos es el profesional que se encarga de evitar que nos lleguen inputs irrelevantes que tapen lo que verdaderamente nos interesa. Su labor es la de filtrar y seleccionar el contenido que nos concierne, ayudándonos a diferenciar lo que es indispensable de lo que no.

Javier Guallar y Javier Leiva Aguilera realizan una definición muy bien acotada sobre lo que es la curación de contenidos (o content curator) en su libro El content curator. Guía básica para el nuevo profesional de internet (Ed. UOC, Barcelona, 2013). Los autores lo explican así: “la curación de contenidos es un sistema llevado a cabo por un especialista (el content curator) para una organización o a título individual, consistente en la búsqueda, selección, caracterización y difusión continua del contenido más relevante de diversas fuentes de información en la web sobre un tema y ámbito específicos, para una audiencia determinada, en la web o en otros contextos, ofreciendo un valor añadido y estableciendo con ello una vinculación con la audiencia/usuarios de la misma”.

Los 4 pasos de la curación de contenidos

El término de curación de contenidos nació en el mundo del márketing pero con el paso de los años se ha convertido en algo aplicable a cualquier campo. Su definición engloba cuatro fases por las que todo curador debe pasar para llevar a cabo su objetivo: el de ofrecer el mejor contenido posible.

Dichos pasos se enmarcan en lo que llamamos “Las 4 ese de la curación”. El nombre proviene del inglés ya que las acciones que definen cada fase comienzan por la letra “s”.

Si lo traducimos nos encontramos con los cuatro pilares de la curación de contenidos: Búsqueda, Selección, Caracterización y Difusión. En la primera de ellas deberemos encargarnos de rastrear las fuentes y analizarlas. En la segunda haremos una criba y elegiremos aquello que sea más adecuado a nuestro objetivo. En la tercera fase, la de caracterización, aportaremos valor añadido al contenido. Por último, nos encargaremos de publicar y compartir la información resultante.

Las 5 leyes de Rosenbraun

Las 4 eses de la curación de contenidos que acabamos de mencionar se basan en las denominadas 5 leyes de Rosenbraun. Se trata de cinco afirmaciones explicadas en la siguiente infografía que resultan muy interesantes en el ámbito de la curación de contenidos.

Perfil del Content Curator ideal

La persona que se encarga de la curación de contenidos debe cumplir con unos requisitos indispensables para ejecutar con brillantez su labor. Se trata de un profesional responsable, capaz de gestionar y editar contenidos y especializado en el ámbito de la información y la comunicación.

Por una parte, esta persona debe disponer de una habilidad para la búsqueda, selección y difusión de contenidos. Además, también debe saber moverse en el entorno de las nuevas tecnologías y redes sociales, así como conocer aspectos de métricas y audiencias.

Por lo que se refiere al contenido a generar en sí, esta persona debe ser especialista en el tema que se trata y debe conocer las técnicas de redacción y análisis de contenidos. El content curator ha de ser analítico y sintético, debe saber trabajar en equipo y ser un buen estratega. Es indispensable que sea un buen comunicador, que pueda adaptarse a los entornos cambiantes y que sepa gestionar bien los tiempos. La creatividad, la curiosidad y la proactividad son características que le empujaran a ser un curador de contenidos excepcional.

Conclusión

La figura del content curator se ha convertido en indispensable a la hora de crear contenidos de calidad y que ofrezcan conocimiento del bueno. La información que se incluya en cualquier plataforma debe ser atractiva, interesante y debe ser especializada. Solo de estar manera se logrará captar a la audiencia.

Si precisas de una buena curación de contenidos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te ayudamos a personalizar tu información.

02/05/2019

Gestionar el conocimiento de la organización a través del aprendizaje de las personas

En los últimos años, con el fenómeno de la transformación digital y de la aparición de las nuevas tecnologías, muchos han creído firmemente que las máquinas acabarán sustituyendo al ser humano. Por suerte, hemos ido comprobando que esto no es así y que, a pesar de haberse producido cambios en las empresas, las personas siguen siendo necesarias. Y es que, por muy avanzada que esté la tecnología, nosotros somos los únicos que podemos adquirir conocimiento.

El conocimiento y aprendizaje son elementos clave para que una organización no solo se mantenga sino que crezca y prospere. Las máquinas pueden programarse, mejorarse y pueden aportar una serie de ventajas que agilizan el trabajo que haría una persona. Sin embargo, los dispositivos tecnológicos no pueden aprender. Y ahí es donde nosotros les ganamos la partida.

La Pirámide del Conocimiento

Como apuntábamos, que los equipos humanos de las compañías adquieran nuevos conocimientos es algo que repercute de forma positiva en la empresa. Por tanto, es evidente que los responsables de las compañías deberán invertir esfuerzos en potenciar esta transición cultural.

Para gestionar el conocimiento de una organización podemos fijarnos en la Pirámide del conocimiento, también denominada Pirámide DICS o Jerarquía del conocimiento. La propuesta nace del Dr. Russell Ackoff, quien se definía a sí mismo como “solucionador de problemas”.

Con esta representación encontramos un resumen de la forma en cómo se produce la transmisión del conocimiento. Primero se realiza la captura de datos, luego se procesa la información para extraer, más adelante, el conocimiento. Por último, éste se organiza en forma de sabiduría.

Estos son los cuatro niveles de estructuración del conocimiento, y por encima de ellos encontramos la comprensión. Ésta es la que se encarga de soportar la transición de un nivel a otro, siendo así un elemento que aporta consistencia al conjunto.

Un caso práctico de adquisición de conocimiento

Nada mejor que un ejemplo práctico para entender la teoría sobre la gestión de conocimiento en organizaciones a través de los individuos que las conforman. Planteémonos la siguiente pregunta: “¿Qué quiere realmente alguien que tiene una duda en su cabeza sobre normativa de seguridad y salud?”.

Lo que tenemos claro es lo que no quiere: invertir tiempo en buscar información en la confusa y difusa normativa, leérsela de arriba abajo e interpretar lo que el legislador quiso decir. Podemos deducir, por tanto, que lo que esa persona quiere es una respuesta clara y ágil. ¿Cómo lograrlo?

Gracias a los dispositivos tecnológicos y al desarrollo de aplicaciones informáticas aplicadas en seguridad y salud laboral. De esta forma, el trabajador puede realizar una búsqueda en el momento que quiera y obtener respuestas al momento, esté donde esté. La gestión del conocimiento a un golpe de click. Dichas herramientas pueden ser genéricas o adaptadas a la realidad de cada organización, lo que resulta más efectivo. Nunca antes se había tenido la posibilidad de gestionar el conocimiento de una forma tan sencilla.

04/04/2019

Preventrivial, un serious game para elaborar una radiografía del conocimiento

En anteriores publicaciones de este blog ya hemos hablado de la efectividad de los serious games a la hora de ofrecer formaciones en equipos. En Prevencontrol siempre intentamos ir más allá e innovar en este campo, y una de las últimas propuestas desarrolladas es Preventrivial. Su nombre ya indica la dinámica del juego, aunque a continuación pasamos a desgranar punto por punto la dinámica de este método de aprendizaje.

Preventrivial como recurso didáctico

Preventrivial es un método de aprendizaje que sigue unas reglas muy parecidas a las del Trivial de toda la vida. Como en el original, la dinámica del juego se basa en preguntas y respuestas que nos harán avanzar hacia el objetivo final.

En este caso, hablamos de una aplicación que puede ser adaptable en su totalidad a las necesidades de la empresa que la solicite. Es decir, que se pueden introducir las preguntas que se quiera y del tipo que se requiera. Cabe añadir que, además, el panel de control adjunto crea una radiografía del conocimiento de los participantes del juego que puede ser muy útil.

¿Cómo se juega a Preventrivial? Muy fácil. El participante hace girar el tablero donde vemos las categorías de las preguntas, cada una de ellas marcada con un color. Luego selecciona una de ellas y responde a la pregunta que se plantea. Si acierta, vuelve a tirar. Si falla, pierde el turno y éste pasa al siguiente jugador.

Los cinco objetivos de Preventrivial

Con este serious game se pretende lograr cinco objetivos que detallamos a continuación:

Aprender. Que los participantes adquieran conocimiento sin darse cuenta.
Participación. Fomentar su involucración en el proyecto formativo de la organización.
Información. Saber cuáles son los niveles de conocimiento de los participantes.
Progresión. Mostrar la evolución tanto a nivel individual como de grupo.
Evaluación. Valorar cuál es el estado de conocimiento de la empresa sobre determinadas áreas.

Cuatro fases de Preventrivial

Como paso inicial, recomendamos realizar una introducción previa a los temas que se van a trabajar. De esta manera ofreceremos una base de conocimiento a los participantes. Después podemos pactar una serie de preguntas con la empresa para lanzarlas a los participantes. En función de su respuesta, veremos cuál es el estado inicial de su conocimiento.

La siguiente fase hace que los participantes tomen acción aportando preguntas sobre las diferentes áreas del juego. El responsable de la formación tendrá que analizarlas para saber qué grado de interés hay en cada tema y qué nivel de dificultad se presenta.

Como tercera fase de Preventrivial destacamos la recogida de preguntas, tanto las iniciales como las planteadas por los jugadores. El formador deberá valorar si es necesario o no establecer opciones de configuración del juego distintas.

Por último, se realizará el cierre del juego y se llevará a cabo una evaluación de los resultados.

Presentación de resultados

Como punto destacado de Preventrivial está la obtención de resultados final que nos da la plataforma. Gráficas spider chart nos ayudarán a comprobar el nivel de conocimiento previo en cada una de las áreas pactadas. Dicha información se podrá contrastar con los datos recopilados en la primera fase del juego. De esta manera, podremos comparar los estados inicial y final de los participantes.

Por otra parte, en la fase de evaluación la empresa podrá obtener un informe analítico con los siguientes datos:

-Presentación de resultados
-Discusión y valoración de resultados
-Análisis DAFO

Radiografía del conocimiento final

La radiografía final del aprendizaje la obtendremos tras haber pasado por tres estados clave del conocimiento:

Estado inicial. Se establece el nivel de conocimiento de los participantes sobre un tema.
Estado de construcción. Entra en juego la proactividad de los participantes, su capacidad de investigación y su motivación por el trabajo.
Estado final. La culminación del proceso formativo.

Desde Prevencontrol facilitamos todas las herramientas necesarias en este proceso formativo, así como asesoramiento sobre las dinámicas, las acciones de comunicación, de refuerzo y de potenciación. Tras este proceso, se realizará una curva de aprendizaje que mostrará la evolución de los conocimientos de los participantes. Sabiendo sus puntos fuertes y sus carencias se podrán implementar las acciones formativas.

En el vídeo que sigue explicamos con detalle el funcionamiento de Preventrivial, aunque también podréis obtener más información en este link.

07/03/2019

Aprendizaje basado en problemas (ABP) al estilo «Elige tu propia aventura»

De los problemas también se aprende. ¿Cuántas veces habremos oído eso cuando se nos ha planteado una situación complicada en la vida? Y razón no le falta a la frase. De hecho, existe un método de Aprendizaje Basado en Problemas (ABT) que ha demostrado su efectividad en la adquisición de nuevos conocimientos. Además, también permite desarrollar las propias habilidades del alumno, tal y como veremos a continuación.

El método tradicional de enseñanza ha sido el siguiente: el maestro expone unas informaciones que el alumno aprende y que luego aplica en situaciones reales o prácticas ficticias. El ABP invierte el orden de los factores y no solo altera el producto, sino que lo mejora.

El nacimiento del ABP

La idea surgió en la Escuela de Medicina de la Universidad de McMaster, en Canadá. En los años 60 un grupo de alumnos graduados iba a realizar su primera operación. Es evidente que, con el título bajo el brazo, habían adquirido todos los conocimientos que les otorgaban la consideración de médicos, pero hubo algo con lo que no contaron: su reacción ante un problema real.

Porque simular una situación de riesgo en clase es una cosa, pero tener el temple y las herramientas para resolverla cuando ocurre de verdad es otra. La falta de habilidades para llevar a cabo esa intervención fue la que dio pie al nacimiento del Aprendizaje Basado en Problemas.

Invertir el orden del aprendizaje

La metodología del ABP es la siguiente: se plantea una problemática y los alumnos deben proponer cómo resolverla. Para ello han de identificar las necesidades de aprendizaje y buscar la información que les servirá para solventarlo. Por tanto, quien aprende se convierte en el protagonista de todo el proceso.

El Aprendizaje Basado en Problemas ayuda a que el alumno pueda desarrollar sus capacidades y su potencial. Las herramientas que adquiera le serán muy útiles en la vida real, donde no contará con la seguridad o tranquilidad de saber que el problema que tiene ante sí es simulado. Las personas que aprendan con esta metodología adquirirán conocimientos, aptitudes y habilidades, además de desarrollar su interacción social.

Y es que no debemos olvidar que las pruebas de ensayo-error han sido clave para la evolución del conocimiento en cualquier ámbito. Equivocarse también es aprender, y hacerlo de forma empírica, basándonos en la experiencia y con un papel activo es lo que nos propone el ABP.

Caso de ABP aplicado en Prevencontrol

En Prevencontrol hemos diseñado una solución e-learning que se basa en la estructuración y resolución de problemas al más puro estilo “Elige tu aventura”. Como ocurría en aquellas colecciones de libros, el participante deberá ir tomando decisiones y en función de lo que elija ocurrirán unas cosas u otras.

El usuario deberá meditar bien antes de tomar un camino y su decisión le llevará a una circunstancia que se le podría presentar en el día a día de su empresa. Por tanto, por medio de todas las decisiones que se vayan tomando se llegará a una situación final que será más o menos positiva. El camino recorrido habrá constituido un aprendizaje.

19/02/2019

Auditorías periódicas para medir los conocimientos de los trabajadores

Estamos de acuerdo en que invertir tiempo y recursos para la formación de trabajadores es necesario y beneficioso para las empresas. Los equipos deben estar en constante formación y hay cuestiones, como las de prevención, que requieren especial dedicación en cualquier compañía. Ahora bien, ¿cómo asegurarnos de que esos conocimientos no caen en el olvido? Efectuar auditorías periódicas es una estrategia que garantiza que lo que se aprenda, no se olvide.

Puede que a priori suene chocante y hasta haya trabajadores que se muestren contrarios a ser ‘examinados’ de ‘lo que saben’. Pero si analizamos esta táctica con detenimiento nos daremos cuenta de que solo aporta beneficios. ¿Cuáles son las ventajas de las auditorías del conocimiento?


-Los recursos formativos se optimizan
-Los contenidos de las formaciones quedan reforzados
-El índice de satisfacción de los trabajadores con las formaciones es mayor
-Los costes que conllevan las acciones formativas quedan reducidos

Tanto la empresa como el empleado necesitan que esas informaciones se asimilen de forma permanente. Si lo que se enseña se aprende bien, no hay motivos para temer a una auditoría de conocimiento.

Caso de éxito real: Auditorías que aumentan la eficiencia, la efectividad y la eficacia

Como ejemplo de la eficacia de las auditorías de conocimiento, citaremos el caso de Industrie Cartarie Tronchetti Ibérica (ICT Ibérica S.L.U.), una gran empresa que produce y comercializa papel tisú para consumo doméstico. En nuestro país, su marca más conocida es Foxy.

Hace ya unos cuantos años que dicha compañía realiza auditorías periódicas para medir el grado de conocimientos de sus trabajadores. De esta forma no sólo se detecta el nivel de asimilación de información, sino que se pueden detectar los puntos a reforzar en materia de formación. Cuando un contenido no se ha asimilado en diversas personas, es posible que esté fallando el sistema de aprendizaje.

El programa Auditorías del conocimiento preventivo puesto en marcha por ICT Ibérica S.L.U. partió con un cuestionario elaborado entre los trabajadores de planta. Las respuestas se analizaban a posteriori por la dirección de la compañía. No obstante, aún se podía mejorar el sistema mucho más.

En colaboración con Prevencontrol, la empresa inició unas auditorías que permitiesen aumentar el nivel de eficacia conseguido con estas encuestas hechas a pie de fábrica. De un sistema manual se pasó a uno digital caracterizado por los siguientes puntos:

Autonomía: el trabajador no depende de nadie para pasar la auditoría
Facilidad: en tan solo tres pasos, la auditoría está hecha.
Flexibilidad: se puede realizar en cualquier momento y en cualquier lugar
Accesibilidad: se puede realizar desde cualquier dispositivo

Los resultados obtenidos con la creación de este sistema de gestión del conocimiento fueron muy positivos. En términos globales, se pasó de cubrir a un 70% de la plantilla a un 100%. También se ahorró en tiempo ya que las horas dedicadas a esta labor fueron de un centenar menos, algo que, a su vez, supuso una reducción de costes económicos.

El desarrollo de este sistema de gestión para realizar auditorías de conocimiento también permitió obtener datos para elaborar estadísticas, comparaciones y obtener conclusiones. Conocer el nivel de participación en la plataforma, los tiempos que se dedican a las auditorías o las informaciones de cada departamento permiten tener una visión tanto global como específica de la compañía.

Pero no solo se ha visto beneficiada la empresa sino también los trabajadores. Esta forma de realizar auditorías es mucho más amena y ha logrado una participación más activa a la vez que una mayor implicación y concienciación. La mejora de los módulos formativos gracias al análisis de datos y la gamificación de los procesos de aprendizaje son algunos de los recursos empleados para mejorar los resultados de las formaciones.

Scroll to top