gestión de talento

30/07/2019

SAFETY-II: El enfoque de la seguridad y del factor humano

Ya lo decía el psicólogo norteamericano Dwayne Dyer: “Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas a las que miras cambian”. Y es que en cuestiones de seguridad siempre hemos tendido a focalizar la mirada en el problema y buscar como responsable a la persona. Pero la estrategia HOP y el SAFETY-II no contempla el factor humano como el problema sino como la solución. Esa es la forma de abordar cuestiones de prevención y salud y seguridad en el trabajo que hay que adoptar.

Paradigmas que han cambiado esquemas mentales

En el campo del Marketing existe una historia, real o no, que siempre se cuenta para ejemplificar lo que es el “Costumer Centric” (que el cliente sea el centro). Nos situamos en Alaska, año 1975. Una lujosa cadena de productos llamada Nordstrom recibió la visita de un cliente muy enfadado. Quería el reembolso del dinero que pagó por unos neumáticos que no habían cumplido con sus expectativas y que se habían gastado antes de lo previsto. Nordstrom accedió a devolverle el dinero… a pesar de que en esa tienda no se vendían neumáticos. Esta historia es un ejemplo de la estrategia antes mencionada donde se potencia la experiencia del usuario y se acepta que no todos los clientes son iguales. Por tanto, personalizar el servicio o producto y mantener la comunicación es la clave.

Otra historia paradigmática, en esta ocasión acaecida en el año 1997 en la sede central de la consultora estratégica McKinsey & Company, Inc en NYC. Se trabajó en que la cultura organizacional fomentase la felicidad, el compromiso, la compensación, la conciliación, etc. de los trabajadores. Aquí empezó a acuñarse el concepto de “Gestión de talento”. La cuestión planteada fue qué se debe hacer para retener a X persona en vez de qué se puede obtener de X persona.

Avancemos en el tiempo. Año 2016, Ginebra. Un grupo de expertos publica a través de la International Organization for Standardization (o más conocida por sus siglas ISO), la norma 27500 bajo el titulo de la “Organización Centrada en el Ser Humano”. Hablamos de un standard que promueve que las organizaciones se centren en el ser humano, un enfoque se ha extendido, obviamente, en el ámbito de la seguridad, salud y bienestar de los trabajadores.

Del SAFETY-I al SAFETY-II

El concepto de SAFETY-I en términos de seguridad se ha caracterizado por conseguir el menor número de accidentes posible. El foco de atención se posa en la ausencia de seguridad y centrando la atención en aquello que falla. Una concepción que nos lleva a un enfoque reactivo donde se transmite una idea errónea sobre el factor humano: El problema son las personas.

SAFETY-II se aleja de esto. Siguiendo la premisa de los paradigmas expuestos más arriba, lo que se hace es centrarse en analizar el comportamiento de los humanos en casos adversos. Se pasa de “evitar que algo vaya mal” a “garantizar que todo vaya bien”.

Esta perspectiva de seguridad se centra en lo que se logra, en los éxitos, y se mide contando los casos en que las cosas salen bien. Se trata de una gestión de la seguridad proactiva donde las personas son la solución.

Las organizaciones actuales, al igual que nuestra sociedad, se están centrando en poner en acento en el factor humano, algo que nos lleva directamente a la estrategia HOP (Human and Organizational Performance) que abordamos (y abordaremos) en otros posts.

04/06/2019

El método Lego®SeriousPlay® para la mejora organizacional

Las organizaciones tienden a buscar soluciones a problemáticas a través de reuniones. Juntar en un mismo espacio a responsables, mandos intermedios y equipos es una metodología tradicional que, en muchas ocasiones, no da los resultados esperados. Si lo que se quiere en realidad es abordar una dificultad y encontrar una solución, la mejor estrategia es, sin duda, la del juego. Y el método Lego Serious Play es un gran ejemplo.

Como apuntábamos, las reuniones tradicionales pueden no resultar productivas. En ocasiones hay participantes que monopolizan la atención y que no dan pie a que el resto participen. Otras veces nos encontramos con personas que, o bien no saben expresarse y no se atreven a hacerlo, o bien temen que su opinión acarree represalias. Por no hablar de los trabajadores que sienten indiferencia ante las problemáticas que existen en su entorno laboral.

¿Qué hacer entonces? Utilizar un recurso para la comunicación social que facilita la identificación de problemas de forma lúdica: el juego. Desde pequeños hemos usado los juegos para inventar historias y desarrollar nuestras capacidades sin límites, dejando fluir lo que nos pasa por la cabeza. ¿Por qué no aplicarlo ya de adultos en el entorno laboral?

Juegos serios en el trabajo

En este blog hemos abordado la importancia de los Serious Games (o Juegos Serios) en diversas ocasiones. Su efectividad en los entornos laborales ha quedado demostrada y es por eso que cada vez más compañías no dudan en usar este recurso como herramienta de comunicación para abordar situaciones problemáticas.

A través del juego pensamos, sentimos, nos expresamos y además construimos modelos que representan nuestra realidad. Uno de los modelos más representativos es el de Lego®SeriousPlay® (LSP). A través de la construcción con los famosos bricks de Lego podemos llegar a comunicarnos de forma eficaz y creativa.

Lego®SeriousPlay® para la mejora organizacional

LSP ayuda a la reflexión por medio de la construcción de conocimiento y de las emociones. De hecho, se trata de una metodología basada en diversos estudios de aprendizaje, de psicología y de business. ¿Con qué intención? Con la de favorecer la comunicación, reforzar los lazos de los equipos y buscar soluciones a los problemas existentes.

¿Cuáles son los pasos a seguir en LSP? En primer lugar se plantea el reto. Después se construye un modelo con los bricks. Como tercer paso, se comparte el significado otorgado con ese modelo y por último se reflexiona sobre todo lo que se ha compartido. Y es que las razones por las que optar por LSP son muchas y positivas:

-Resuelve problemas complejos mediante construcciones con bricks
-Sirve de base a una discusión de grupo constructiva a través de los modelos y a la generación de soluciones organizacionales
-Ayuda a generar o mejorar el clima organizacional
-Beneficia la productividad gracias a la información individual y al trabajo grupal de los asistentes: empatía y escucha activa
-Se diseñan recursos técnicos y humanos que ayudan a los trabajadores en su día a día
-Se potencia la creatividad y la imaginación, y se trabajan aspectos pasados de la organización en tiempo real.

De esta forma se aumenta la motivación y se reduce la posible carga emocional que pueda existir en el entorno laboral donde se desarrolla el taller. En este sentido se propicia que los participantes salgan de su zona de confort y que exploren nuevos entornos creados por ellos mismos. El trabajo en equipo será la clave para llegar a las soluciones.

02/05/2019

Gestionar el conocimiento de la organización a través del aprendizaje de las personas

En los últimos años, con el fenómeno de la transformación digital y de la aparición de las nuevas tecnologías, muchos han creído firmemente que las máquinas acabarán sustituyendo al ser humano. Por suerte, hemos ido comprobando que esto no es así y que, a pesar de haberse producido cambios en las empresas, las personas siguen siendo necesarias. Y es que, por muy avanzada que esté la tecnología, nosotros somos los únicos que podemos adquirir conocimiento.

El conocimiento y aprendizaje son elementos clave para que una organización no solo se mantenga sino que crezca y prospere. Las máquinas pueden programarse, mejorarse y pueden aportar una serie de ventajas que agilizan el trabajo que haría una persona. Sin embargo, los dispositivos tecnológicos no pueden aprender. Y ahí es donde nosotros les ganamos la partida.

La Pirámide del Conocimiento

Como apuntábamos, que los equipos humanos de las compañías adquieran nuevos conocimientos es algo que repercute de forma positiva en la empresa. Por tanto, es evidente que los responsables de las compañías deberán invertir esfuerzos en potenciar esta transición cultural.

Para gestionar el conocimiento de una organización podemos fijarnos en la Pirámide del conocimiento, también denominada Pirámide DICS o Jerarquía del conocimiento. La propuesta nace del Dr. Russell Ackoff, quien se definía a sí mismo como “solucionador de problemas”.

Con esta representación encontramos un resumen de la forma en cómo se produce la transmisión del conocimiento. Primero se realiza la captura de datos, luego se procesa la información para extraer, más adelante, el conocimiento. Por último, éste se organiza en forma de sabiduría.

Estos son los cuatro niveles de estructuración del conocimiento, y por encima de ellos encontramos la comprensión. Ésta es la que se encarga de soportar la transición de un nivel a otro, siendo así un elemento que aporta consistencia al conjunto.

Un caso práctico de adquisición de conocimiento

Nada mejor que un ejemplo práctico para entender la teoría sobre la gestión de conocimiento en organizaciones a través de los individuos que las conforman. Planteémonos la siguiente pregunta: “¿Qué quiere realmente alguien que tiene una duda en su cabeza sobre normativa de seguridad y salud?”.

Lo que tenemos claro es lo que no quiere: invertir tiempo en buscar información en la confusa y difusa normativa, leérsela de arriba abajo e interpretar lo que el legislador quiso decir. Podemos deducir, por tanto, que lo que esa persona quiere es una respuesta clara y ágil. ¿Cómo lograrlo?

Gracias a los dispositivos tecnológicos y al desarrollo de aplicaciones informáticas aplicadas en seguridad y salud laboral. De esta forma, el trabajador puede realizar una búsqueda en el momento que quiera y obtener respuestas al momento, esté donde esté. La gestión del conocimiento a un golpe de click. Dichas herramientas pueden ser genéricas o adaptadas a la realidad de cada organización, lo que resulta más efectivo. Nunca antes se había tenido la posibilidad de gestionar el conocimiento de una forma tan sencilla.

30/04/2019

Actividad electrodérmica: cómo medir el estrés a través de la piel

Una de las maneras que tenemos de controlar los indicadores corporales es por medio de los dispositivos wearable. Este tipo de aparatos pueden ayudarnos a ver si estamos sometidos a una situación de estrés o si hay hábitos de nuestro día a día que deberíamos cambiar. Y esto se consigue gracias a la mesura de la actividad electrodérmica, un parámetro psicofisiológico asociado a procesos psicológicos, a las emociones y a los procesos atencionales.

Los cambios en la actividad electrodérmica (los que ocurren en nuestra piel) nos sirven para establecer una relación con el estrés que padezca la persona. Gracias a los resultados obtenidos se pueden aplicar modificaciones no solo en los comportamientos de la persona sino también a nivel de la organización en la que trabaja.

Estudio de la actividad electrodérmica

El Estudio de la EDA (electrodermal activity) se ha utilizado ampliamente en el campo de la psicología, sobre todo en el ámbito de la experimental. Las variaciones de la EDA se asocian a cambios cognitivos y emocionales producidos en la persona, ya sea por una activación de la actividad o por una relajación.

A efectos prácticos, ¿cómo puede afectar la EDA a nuestro día a día y en nuestro entorno laboral? Y es que ante situaciones de estrés, como hacer una entrevista de trabajo o tener que enfrentarnos a una situación compleja, pueden provocarnos sudoración, temblores, enrojecimiento de la cara, etc.

A continuación citamos tres ejemplos de factores que nos pueden afectar y provocar variaciones en nuestra actividad electrodérmica. No son los únicos existentes pero sí que resultan fundamentales por la influencia que pueden tener en nuestro grado de estrés.

1.Estilos de afrontamiento o coping. La forma de afrontar una situación variará en función de los recursos y herramientas que tengamos para gestionarla. Si la demanda/as de la situación excede nuestros recursos (sobre todo los psicológicos) nos generará cierto malestar.

2.La experiencia. Será determinante en la manera de afrontar un estímulo o situación. Si ya nos hemos expuesto a dicho estimulo antes, éste no tendrá el mismo impacto porque nos resultará familiar. El aprendizaje que hayamos obtenido nos guiará en futuras situaciones.

3.La valencia del estímulo. Se refiere a la cualidad positiva o negativa que tenga el estímulo. Enfrentarnos al último examen de la carrera no tiene el mismo impacto que hacer un test de la autoescuela, por ejemplo.

EDA aplicada en organizaciones a través de wearable

Como hemos podido comprobar, la EDA tiene una gran importancia en la medición del estrés de los integrantes de una organización. Desde SmartTalent desarrollamos unos estudios asociados a la medición de actividad electrodérmica aplicados a los puestos de trabajo, todo ello gracias a los wearable.

A continuación detallamos algunos de ellos:

Planes de bienestar psicoemocional. Se centra en identificar la fuente de estrés para poder gestionarlo trabajando sobre él. También se lleva a cabo un trabajo emocional asociado por medio de nuevas tecnologías. De esta manera la organización gana en salud a través del bienestar de los trabajadores.

Neurociencia y selección de personal. Se emplean dispositivos de medición de EDA así como otros como el eyetracking para seleccionar al candidato más adecuado a través de la recreación de procesos reales de trabajo. Este sistema nos ofrece, además, otro tipo de información: la forma en que ese candidato gestiona las situaciones de estrés.

Rediseño de puestos de trabajo y mejora del confort ambiental. Se miden la experiencia y las emociones que experimentan los trabajadores cuando interaccionan en su entorno inmediato.

Todos estos estudios ayudan a mejorar el bienestar del trabajador a la vez que el de la organización. Pero hay que tener en cuenta algo más: gracias a ellos se influye de manera indirecta en la retención del talento de los trabajadores. Este tipo de estudios se convierten en imprescindibles para mejorar y complementar los departamentos de RR.HH.

Scroll to top